La posesión de semillas de cannabis en España no es un delito penal (Convención de Viena de 1961). El cultivo de cannabis puede dar lugar a sanciones administrativas y penales (artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Pública, artículo 368 del Código Penal).

Enviamos todas nuestras semillas con la restricción de que no sean utilizadas por terceros para infringir la ley, no tenemos la intención de inducir a nadie a actuar en contra de la ley.

Con esto, queremos hacer notar explícitamente que cualquiera que compre nuestras semillas es responsable de sus futuras acciones.

Las descripciones de estos productos han sido tomadas de libros escritos en países donde las leyes no prohíben el uso de ciertas sustancias (como algunos estados de EEUU o los Países Bajos). Por tanto, algunas descripciones hacen alusión a sus efectos después del consumo, pero EN NINGÚN CASO significa que se puedan consumir. Es meramente informativo, ya que estos productos se venden solo con fines médicos y terapéuticos, para estudiantes de botánica, biólogos, coleccionistas, como souvenirs, etc.

Si se usa para consumo humano, siempre será bajo la exclusiva responsabilidad del comprador. La empresa no asume ninguna responsabilidad al respecto.

Lamentablemente, las leyes sobre la exportación de semillas de cannabis a menudo difieren de un país a otro. Por este motivo, le recomendamos encarecidamente que consulte las reglamentaciones vigentes en su país y que cumpla la ley.

Está prohibido comprar estos productos en países donde las semillas de cannabis están prohibidas por ley.

Sin embargo, si un comprador en un país no mencionado anteriormente compra estos productos sin antes haberse informado acerca de las leyes locales al respecto, la empresa no asume ninguna responsabilidad por posibles problemas legales derivados de los mismos, y no reembolsará el importe de los materiales detenidos o rechazados por las aduanas que cumplan con su deber.